abril 2014

Hipócrita?

Algunos ya estamos hartos de escuchar: en mi época amarraban a los perros con longaniza, en mi época las niños respetaban a los adultos, en mi época mirábamos poca tv… realmente crees que era un mejor periodo? Si tienes más de 30 seguro vas a contestar que no, por eso ahora eres una vaca que mira una y otra vez los mismos capítulos de los Simpsons, sabes de memoria todas las evoluciones de Pokémon y además, amas sin control la comida chatarra… que “en mi época” no existía.

Por eso antes de lanzarte a criticar que en tu época algo era mejor, te invito a que hagas el ejercicio mental de imaginar tu infancia con todos los gadgets y videojuegos que ahora tienes, pocamadre verdad?

1536482_10151966357055741_1007975696_n

Captura de pantalla 2014-04-07 a la(s) 12.40.47

Galletas Lilí en la era digital

Lilí es una empresa 100% mexicana que desde 1953 se dedica a la elaboración de galletas con ingredientes naturales. Lilí ha llevado a las mesas de los mexicanos una extensa variedad de sabores basados en recetas auténticamente artesanales y ha sabido conquistar nuestros paladares. Seguramente cualquiera puede cerrar sus ojos y distinguir las clásicas de naranja o nuez de cualquier otra que se le parezca. Porque han intentado imitarlas, pero igualarlas jamás. Lilí es una rica tradición que llegó para quedarse.

Desde hace unos años, la atraviesa una época de renovación, comenzando con su imagen hasta la incursión en la comunicación digital. Hoy ya podemos encontrar a la marca dentro de redes sociales, tomando lugar dentro de los corazones de los usuarios que crecieron y saborean sus distintos productos.

Los nuevos aires de la empresa se deben al liderazgo de Talento Industrial Galletero encabezado por Rafael de Haro Lebrija. A través del trabajo en redes sociales, la empresa está reafirmando el lazo que mantiene con sus clientes desde sus inicios, generando espacios de feedback continuo con ellos para tener en cuenta sus sugerencias.

El crecimiento de Lilí no sólo se puede apreciar en las redes sociales, también lo podemos notar en las calles, ya que la marca ha tenido una expansión significativa en la distribución a nivel nacional llegando a todas las cadenas de autoservicio y mayoristas del país.

Por otro lado, la renovación también llegó al recetario de la Tía abuela Lilí. Además de los tradicionales sabores, ahora se han incorporado el de limón y almendra. A su vez cabe destacar la aparición de las deliciosas Minuets, perfectas para acompañar esos momentos especiales y las Canela Light, pensadas para aquellas personas que les gusta cuidar su silueta sin dejar de deleitarse.

De esta manera, queda demostrado que lo único que permanece intacto son las exquisiteces de la Tía abuela Lilí, que ahora se combinan con la modernización de la empresa y al parecer se adapta exitosamente a los tiempos que corren.