cab

Viralizar tu marca

@Serafinobuendia

 

Lo siguiente toma lugar de una reflexión hecha luego de leer el artículo de  Christine Erickson, “Here´s Why You Should Never Set Out to Go Viral” que pueden consultar aquí. En él, Christine tiene una postura clara: si quieres hacer a tu marca viral en SocialMedia, usar memes no es lo indicado. Para entender esto, replantearé el argumento de Christine para luego esbozar  las consecuencias positivas de la implementación de memes en una campaña digital.

Los memes no son el camino.

Fue Dawkins quien implementó el término meme como unidad teórica de información cultural. Ésta, al representar un sistema de creencias, tiende a difundirse. En la academia, resulta interesante el análisis de ello al considerar la educación y formación estructurada de sociedades a través de información compartida. En Redes Sociales, el término tiene un uso distinto. Refiere a una imagen que sugiere un significado que se fortalece con el uso de la misma. Bad Luck Brian es un buen ejemplo de esto. Su significado recae en un tipo que no importa lo que trate de hacer, le saldrá mal. Los usos de esta imagen, refuerzan al significado. “Está en un bote; es el Titanic”, “hace contacto visual con una mujer; es Medusa”, son sólo algunos ejemplos.

Cuando distintas personas usan este meme, no sólo refuerzan su significado, sino que lo hacen viral. Como la biología nos enseña, diremos que el meme se multiplica en otros organismos, para él perfeccionarse, o bien, para convertirse más en sí mismo, como parafrasearía un novato entusiasta de Hegel. Pero qué pasa cuando una marca decide hacer uso del meme para satisfacer sus deseos de viralización. Erickson nos lo explica.

Una marca puede hacer uso del meme en cuestión para volverse viral. Aprovecha el éxito de algo más para ella ganar una posición dentro de las Redes Sociales. Imaginen a Coca Cola usando un Bad Luck Brian. “Bebe agua; le sabe a Pepsi”. El mensaje se podría traducir a: “si eres de los que saborean Pepsi, es porque tienes una pésima suerte”, lo que eleva los valores de Coca Cola contra su principal competencia.

Ahora bien, ¿la marca realmente se hará viral? No. La marca nunca se hace viral, sino que refuerza el significado de un meme. El tiro le ha salido por la culata. La marca no se ha aprovechado del éxito de algo más, sino que ese algo más, se aprovechó del uso de la marca.

En pocas palabras, sucede esto:

  1. La viralización del meme-X depende de sus múltiples usos.
  2. Éstos refuerzan el significado del meme-X.
  3. La marca-1 usa el meme-X.
  4. La marca-1 refuerza el significado del meme-X.

Erickson concluye con una recomendación por demás sensata. Si el deseo de la marca es volverse viral, debe crear contenido original que sea compartido. El contenido, con sus múltiples usos, se reforzará y traerá consecuencias benéficas a la marca.

Pese a la conclusión de Erickson, el uso de memes de una marca no debe ser condenado, pero sí replanteado, como lo veremos a continuación.

 

“No memes”. Úsalos.

La prudencia aristotélica consiste en ser capaz de discernir las situaciones para saber cómo actuar. Saber cuándo se debe beber mucho y cuándo hay que moderarse. Saber cuándo puedes decir una vulgaridad y cuándo no. Mismo caso con los memes. ¿Cuándo es prudente usarlos?

Imagine usted que su marca está empezando. Ni siquiera está ubicada correctamente entre el target deseado. ¿Qué hace usted? El principal objetivo es obtener la aceptación del público. Un buen método para ello es usar memes.

Imagine ahora una invasión zombie causada por un virus que se salió de control en su laboratorio más cercano. La infección se propaga y usted sigue sin ser mordido. Tiene a un montón de zombies en contra suya. Lo peor de todo: usted quiere que lo acepten como tal quinceañero quiere que lo acepten en su grupo de perreo local. La solución es obvia. Inféctese. El uso de memes sólo tiene una consecuencia positiva: que una comunidad te acepte como un infectado más.

La consecuencia indirecta y casi maquiavélica es que la comunidad te ha aceptado como una marca dentro de Redes Sociales. El problema, como bien indica Erickson, es que el beneficio no es para ti, sino para el virus encarnado en meme.

 

Conclusión.

Si su objetivo es ser aceptado dentro de una comunidad, adelante. Úselos. Si su objetivo es viralizar su marca, no meme.